jueves, junio 26, 2008

La otra mitad del mundo






























Si sólo hubiese una nota, no habría música. Si sólo hubiera un sabor, no habría satisfacción. Si se añade azúcar al vinagre, se alcanzará la armonía universal de lo agridulce.

Yen Tzu, c. 600 a.C

4 comentarios:

Luis Eduardo dijo...

Si no existiera M.A, qué seria de muchos... un abrazo :)

Coquelicot dijo...

Este ha sido hoy el regalo de cumpleaños para mi hermana, gracias por compartirlo conmigo, mil besos agridulces.

Ashbless dijo...

Un fuerte abrazo Luis Eduardo.

Siempre hay alguien, y cuando no lo hay, es que no hace falta. Sigue así. Cúidate.

Ashbless dijo...

Querida Coquelicot, gracias a ti por disfrutar y compartirlo. La belleza reside en el ojo que la contempla.

Espero que nos veamos antes del próximo viaje. Sea como sea, un fuerte abrazo.