martes, septiembre 09, 2008

El hombre que hablaba para si mismo


























Las distancias son tan importantes como lo permitas. Si dejas que la falta de contacto se imponga, la indiferencia se apoderará de cualquier relación, no importa que la otra persona esté en Francia o en el cuarto de enfrente.

Hoy me ha llegado una postal del extranjero. De una amiga que no está dispuesta a dejar que el olvido devore los buenos ratos por llegar. Simultaneamente, las intensas y fugaces amistades del Camino de Santiago se pierden en la rutina del dia a dia, y ahora se marcha un compañero de piso que será un conocido pronto.

Mi amiga cuenta que en mi último correo escribo demasiadas veces "estoy bien" y eso le parece un sintoma de lo contrario. Quizás tiene razón. Quizás siempre que hablo lo hago conmigo, para mí. Cuando animo a los demás es para que no perder yo mismo la esperanza. Cuando explico a mis alumnos que es mejor estudiar dia a dia es porque yo mismo no lo hago pero deseo hacerlo.

Si en este blog hablo de miedo, de ceguera, de separaciones y perdida, lo hago desde mi experiencia, usando la única perspectiva que tengo clara. La mia.

Cuando escribo sobre esperanza, sobre paz y liberación es desde mi deseo y necesidad de estas cosas. Si hablo de equilibrio y de amor es porque los siento brillar hermosos y efimeros.

Esa es la tragedia del ser humano, la ruina desde la que escalar lejos. Siendo infinitos, eternos, estamos atados al detalle. Cada una de las perdidas, muertes y exitos que se suceden en el mundo las experimentamos como si fueran nuestras perdidas, como si amenazaran nuestra vida. O las celebramos como nuestros éxitos.

Es por eso que aunque desee dejar de lado esta excesiva importancia para mi persona, no dejo de hablar desde mi. Según me sienta hablo de dias brillantes, tristes o indiferentes. Justifico mis acciones sin que nadie lo demande, y si te animo es porque no creo que yo mismo mereciera menos.

Sí, es un pobre modo de comunicarse. Pero, ¿sabes de alguien que en el fondo no necesite explicarle a alguien lo malo o bueno que es?

A veces, tras la clase de Pa Kua siento un profundo silencio en mi interior. Observo entonces como mis compañeros hablan entre ellos, pero realmente lo hacen de si mismos para los demás. Al poco mi silencio se pierde y entro en la misma dinamica. El resto del tiempo apenas me doy cuenta. ¿Tu sientes algo parecido?

Espero haberte entretenido leyendo esto. Aunque realmente quien se ha entretenido ya, soy yo, contándomelo...

4 comentarios:

Suldu dijo...

Tienes razón en tu reflexión. Sí, creo que a veces hablamos más para nosotros mismos que para los demás. Pero también es necesario, ¿o no?
De nuevo una muy buena elección musical.

Un abrazo.

Artea dijo...

Seguramente sea así.

Hablas para ti. Escribes para ti.

Muchas veces yo también lo siento así.

Pero lo haces (como yo) en un lugar público, donde sabes (aunque no quieras saberlo o no te importe saberlo) que alguien se asomará a leerlo.

Por tanto, en esa intencionalidad de tu pensamiento expresado en palabras, imágenes y sonidos... buscas un eco.

Posiblemente el que te brindan los comentarios.

Quizá por eso se agradecen tanto los comentarios... porque acaban siendo el eco de nuestras propias voces internas.

Yo seguiré viniendo a leerte... aunque sea en las palabras que a ti mismo dices dirigirte. :D

Un cordial abrazo. :)

Luis Eduardo dijo...

Junto con saludarte y esperando que tengas una buena jornada, respecto a lo que te escribes jaja, creo que es mutuo, tanto tu como los que escribimos los comentarios, esperamos de una forma u otra resivir esa respuesta a nuestro reflejo a nuestra proyección, otra cuerda a tierra que permita seguir con las batallas diarias... Me gustaria ser mas claro jajaja pero la vida me curtio complejo jajajja.No quiero ser un psicopata cibernetico ni mucho menos jajaja pero creo que lo que dijo tu amiga es en parte verdad,siento que tanto por lo que uno escribe o dice deja escapar cadenitas que unen todo a algo mas basto, es por eso que cuando escribes estoy mejor, o estoy comiendo mas sano, la gran mayoria del tiempo quieres decir lo contrario(solo supongo jajaja) a mi me sucede amenudo, digo algo cuando quiero decir lo contrario, o es peor, digo algo tratando de sobre llevar de mejor manera lo que realmente sucede, y siempre hay alguien jaja ese alguien que te jala de los pies y te dice lo que realmente estas queriendo decir...
Amigo un abrazo muy fuerte,y lo que en varias oportunidades te pedia jajaja cuidate y descansa... no te sobreexijas... esta vez no te desgastes respondiendo jajaja.

Calle Quimera dijo...

Un abrazo compañero....y otro para mi......salud¡¡¡