lunes, septiembre 01, 2008

Oración ante el abismo



























La gran mayoría de las personas

qué vacía y mal se siente, porque usa
las cosas para deleitar su corazón,
en lugar de usar su corazón para
disfrutar de las cosas.


Lin An

6 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Siempre he intentado disfrutar con el corazón y he hecho las cosas intentando seguir su dictado.Me equivoqué.Me han insultado,traicionado,engañado,destrozado mi vida (de momento).He sido un idiota ignorante que pensaba que se podía confiar en las personas y que estas pueden dar un mal paso y luego cambiar.En lo que me ha tocado el mundo no funciona así.Yo me levantaba por la mañana y casi lo único que le pedía a Dios era que me ayudara a ser buena persona.¿Me equivoqué?.Si tuviera menos corazón y fuera un "hijo de puta",si pensara menos en los demás y más en mi,probablemente no estaría sufriendo lo que estoy sufriendo.De todas formas mi corazón va a ser difícil que cambie.Salud y un abrazo para ti.

Ashbless dijo...

No creo, amigo mio, que sea un error poner el corazón en las cosas.

El sentido del texto que aparece en el post es para mi el siguiente: Si intentas alcanzar la felicidad mediante la persecución de cosas materiales sufrirás y serás infeliz, por muy excelsas que sean estas cosas. Sin embargo, si buscas disfrutar la belleza que hay en cada cosa, incluso las más humildes se mostrarán como maravillas.

Una cosa es estar dispuesto a disfrutar lo que sea que llegue y otra necesitar algo para disfrutar.

Respecto a lo que cuentas, creo entenderte. Por mi parte no pienso que halla que dejar de poner ilusión en las personas y en las cosas, en particular en los proyectos. Pero no podemos dejar nuestro corazón ni atar nuestra capaciad para ser felices en nada ni en nadie.

Todo se puede perder. Yo he perdido muchas cosas. No voy a hacerte la lista, pero casi todas esas cosas eran absolutamente necesarias. Muchas eran yo mismo. Pero, sorpresa, tras perderlas, continue respirando, incluso más ligero de equipaje. Si nos identificamos nos estamos limitando.

Si tengo a mi alrededor gente que no es buena, por mi experiencia te puedo decir que basta con hacer tu parte lo mejor posible, pero no permitir que te hagan daño. Perdonar no es poner la otra mejilla. Para mi perdonar es cerrar un conflicto, poniendo límites a la situación. Muchas veces es ver la que ocurre en un marco más amplio, salir de las limitaciones que sufren las personas que buscan crear conflicto. Y entonces es facil dejarles a ellos la peseta.

Pero sobretodo, no tomarse a pecho las cosas. Nada, absolutamente nada, merece un disgusto. De verdad. Un disgusto es resultado de confundir una situación y un escala -valida hoy pero no mañana- contigo mismo. Cada uno de nosotros somos algo tan grande, tan indefiniblemente amplio, que solo la ofuscación nos puede atar a un instante. Uno que pasará igual que todos.

Se que has sufrido mucho, Etinarcadia. Que eres no solo de los buenos, sino de los que están dispuestos a morir de pie. Te podria decir que yo también he sufrido, aunque no podremos nunca comparar tu sufrimiento con el mio porque no hay ninguna escala válida para estas cosas. Pero lo que tengo claro es que no hay vidas rotas.

El único modo de romper una vida es matar a alguien. El resto son solo momentos, sufrimiento, etapas. El sufrimiento es desagradable, pero forma parte del mundo. Y cuando pasa, siempre deja alguna lección. Que te cambie o crezcas por encima es cosa de cada persona. Y a veces es lo mismo.

¿Sigues respirando? Entonces, amigo mio, sigues viviendo, y ni tu ni yo sabemos como va a continuar la película. A menos que decidamos continuar atascados en el capitulo anterior.

Sueltalo, sueltalo todo. Si tienes que guardarte algo, elige bien. Nada de mierdas y rencor, nada de dolor. Dejaselo a quellos que solo entienden de eso, que lo necesitan.

Luis Eduardo dijo...

Hoy es una gran fecha, parte la primavera éste mes y que mejor comienso que saludandote en tu día, un fuerte abrazo...

Artea dijo...

De regreso por tu sitio, tras el -lejano ya- lapsus vacacional.

Un saludo de nuevo.

La fotografía me ha parecido encantadora. Me apasionan las piedras y admiro a quienes construyen solo con ellas.

Respecto del texto, y a modo de reflexión dirigida a Etinacardia indicar que, en el camino de la vida, puede cambiarse de dirección simplemente siguiendo los pasos en dirección opuesta a lo andado.

Un corazón abierto, libre de corazas, andamios o escudos es... por definición, un corazón vulnerable.
Es el precio que hay que pagar a fin de poder tener la oportunidad de llenarlo de amor.
Rodearlo de defensas lo protege... es verdad.
Y aparentemente puede vivirse así...mucha gente lo hace.
Aunque, en mi modesta opinión, solo se consigue, tarde o temprano, axfisiarlo.

En un corazón a la defensiva, nada puede entrar... ni consecuentemente... salir.

Uno puede tropezar y caerse...
incluso hacerse daño...
pero difícilmente romperse...
y siempre puede levantarse.

La altura de la caida siempre es directamente proporcional a la de navegación. Yo soy caminante. Me gusta andar. Suelo pisar el suelo. Es duro, pero confortable.

Salud.

Ashbless dijo...

Muchas gracias, amigo mio. Que disfrutes la primavera austral tanto o más como aquí haremos con el otoño septentrional. En este dia de mi cumpleaños recibir mensajes como el tuyo es una suerte.

Gracias y feliz primavera.

Ashbless dijo...

Arte, me gustan tus palabras y más aún tenerte de vuelta por aquí.

Ciertamente un corazón blindado no es uno libre, sino que es presa del miedo. Jugarse el corazón cada dia es sin embargo un acto de valentia. Algo que sin duda Etinarcadia ha hecho y hará siempre.

Un abrazo