martes, febrero 03, 2009

El adivino, de Jorge Luis Borges





























En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado...

8 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Lo que no sabemos es qué tal buen o mal alumno era quien dio semejante respuesta... :-)

Sé que hay algo que se me escapa en este cuento, Ashbless...

Besotes grandes.

Calle Quimera dijo...

una curiosidad... ¿cuál es ese libreo que acabará con todos los libros..?

Besos.

Ashbless dijo...

Yo creo que bueno en adivinar, aunque no demasiado en adivinación. El matiz es importante...

A mi se me ocurren cosas, que serán resultado de estos dias regulares. El que sabia de que iba el cuento era el ciego que tenia tan buena vista; Borges

un beso grande

Ashbless dijo...

Ah...!
Lo del libro lo explico mañana.

Te adelanto que me mola mogollón.

Besos

Gustavo dijo...

Hola Ashbless, me presento, mi nombre es Gustavo, en mi blog transcribi un soneto de Borges al I Ching, alli transcribo escritos sobre existencialismo, zen, vida autentica, cuentos, poesia. Podemos intercambiar amistad y puntos de vista. Te invito a mi blog www.existirautentico.blogspot.com, te mando un abrazo.

Ashbless dijo...

Hola Gustavo. Me he acercado a tu página y me ha gustado la selección de textos.

Änimo con el blog y que nuestros caminos se sigan cruzando.

Un abrazo

Geraldine dijo...

me gustan los textos cortos, realmente se podría analizar si es mas inteligente el maestro o el alumno con su respuesta...

Ashbless dijo...

Lo mejor de los microrelatos más breves es que dejan mucho a la imaginación del lector. Quizás por eso se venden tan bien los libros gordos. Por eso y por que sale el kilo de papel y la hora de lectura más baratos.

Me da la impresión que el maestro llevaba mucho recorrido hecho. Respecto al alumno, ¿adivinó?

Un abrazo