lunes, junio 26, 2006

Una semana diferente


















Acabó una semana, y empieza otra.

La verdad es que empezó otra semana y empieza una. La semana pasada fue ajena, extraña. Una semana sin estudiar excepto un poco de autoescuela, alienado por los cambios de turno y de sueño y en la que no conseguí ver casi a ningún amigo de los de siempre.

Hubo muchas cosas buenas, estar con gente muy especial -pero me supo a poco, quizas porque fue poco- salir a la fiesta india del sábado -que era india de los navajos, apaches y demás colegas, no de indues- y algunos paseos como el de anoche.

Por otro lado reconocí cosas, me reencontré con mis escalones, mis momentos de vacio. No sirvo para estar tirado en una playa tropical bebiendo cubatas. Podria hacerlo, pero no me iba a sentir mejor que nadando por la playa, aprendiendo a trepar por las palmeras, o explorando la zona para despues meditar al atardecer.

Me resulta atractiva la idea de estar tirado, pero no se si es porque me han dicho que es estupendo, o porque me apetece desde este mundo esforzado y ultimamente agotador. Solo puedo decir que no me sentaría bien a la larga, que me encontraria peor que al empezar.

Mis diversiones o mi modo de descansar y encontrar paz supongo que no son las del vecino - o las que le venden al vecino- y al menos los cuatro modos en que he tirado mi tiempo estos dias no me han hecho más feliz.

Tengo que escucharme, supongo, para recordar que es lo que me gusta y me apetece. He estado leyendo tebeos, demasiados, y entre tanta página escaneada, he encontrado un par de cosas aprovechables, y algo que parece incluso, escrito para mí.

Es una página de Supreme Powers, una reinterpretación del guionista de Babilon 5 del mito de Superman y otros superheroes. Supermán es un chico educado y manipulado por un gobierno que le teme y que se siente solo, y fútil. Encuentra alguien capaz de entenderle -el clásico colega negro de telefilm- y tienen una pequeña charla. Muy esclarecedora.

Bueno, me voy a poner en marcha. Primero viene el profe de ingles y luego a ponerme vacunas para un viaje y más tarde gimnasio...

Toca ponerse el chandal y trabajar. ¿Acaso la vida es otra cosa que un camino?



1 comentario:

Diego Sevilla dijo...

Ánimo, hombre!

Al menos te puedes recrear con esa imagen. Maravillosa.

diego.