viernes, agosto 15, 2008

Bien






















Me siento bien. Realmente bien.

Ayer volví a Murcia tras pasar unos dias en la sierra, con los apuntes - que no vieron la luz- "La montaña mágica" de Thomas Mann, y la única compañía de los pinos y el viento.

Hubo un poco de todo en el monte. Un refugio construido en medio de una área de descanso, jabalíes viniendo en busca de comida, familias de picnic junto a mi lugar de retiro, gente que se te cuela en la casa por no haber puesto un dóberman en la puerta...

Principalmente ha sido parar, descansar mucho y no exigirle nada al día. También confirmar que todo, aciertos y errores, tienen aún hueco en mi vida. Lectura, tumbarse a mirar los pinos, meditación, sueño, paisajes, picaduras de mosquito y algo de monotonía en la comida. El último día vino a recogerme un buen amigo, y en lugar de caminar toda la mañana de vuelta a la civilización, fue una jornada de cañas, paellas y algún que otro bar. Cosas del equilibrio.

Llegué a casa ya tarde. Al volver me sorprendió las muchísimas cosas que poseo y lo desordenadas que estaban, así limpié un poco, amontoné en su sitio lo que decidí conservar y cené ramen de gambas. Un par de capítulos de Firefly y a dormir antes de las once.

Hoy me siento bien. Muy bien.

Lo divertido es que primero me he notado raro al levantarme para ir al trabajo. Había una cualidad inusual en los edificios, el cielo y los arboles. Los encontraba claramente hermosos, en su sitio. El viento sabia bien, y al llegar a la oficina la falta de sorpresas ha sido un premio extra. Lo único diferente hoy, soy yo mismo. He dormido suficiente los últimos tres días, algo insólito.

Me pregunto si dormir ocho o nueve horas diarias es uno de los secretos de esta sensación. Se confirmaría entonces que los secretos evidentes y sencillos, los que están al alcance de la mano, son los mejor guardados.


4 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Espero que la paella te sentara bien.La verdad es que sabes aprovechar tus "retiros".Espero el post sobre el miedo.Salud¡¡¡

Luis Eduardo dijo...

Hola Ashbless, me alegra saber que estas bien, asi como a ti, dormir lo suficiente o tomar rumbo a un lugar recondito te hace ver las cosas de un color mas alegre, en mi caso, el que me dirijiera la palabra me arreglo en parte esta vida, se que aun se avergüenza de mi, pero la simple demostración de que existo, de que no soy un hongo que sale de la nada por efecto de la humedad, me alegra... aunque se muy bien que solo me hablo para que lo ayudara a salir de su deuda, prefiero omitir de mi mente esto último, seria algo como mentirme,crearme una sanidad de donde no lo hay...
Un abrazo.

Ashbless dijo...

El post va enseguida, en cuanto me quite el miedo escénico...

La paella fue estupenda, aunque no la veo como parte del retiro, sino de la descompresión necesaria para adaptarse de nuevo a la vida cotidiana. Si se vuelve a la rutina diaria sin cosas buenas y descanso entran ganas de salir corriendo buscando un pino al primer problema.

Ayer me preguntaron si queria retirarme - y no lo hizo ningún ganster o patron- para siempre...

No quiero retirarme tanto tiempo. Los problemas se resuelven aquí. El retiro permanente es para los que ya lo tienen todo hecho y pueden apreciar mejor la infinita profundidad de los ombligos y los silencios.

Cuidarse mucho, y salud!

Ashbless dijo...

Me alegra que tengas razones para ver el mundo en colores más vivos.

Buscarse un viajecito para animarse es realmente un truco, un autoengaño. Ves cosas nuevas o diferentes y resulta estimulante, entretenido... pero como todas las cosas son en el fondo muy similares, es solo buscar la etiqueta.

Decía por ahí el viejo maestro que el sabio conoce el mundo sin salir de casa. Y así es, la belleza que podemos encontrar en paisajes espectaculares y monumentos famosos ya está presente, discreta pero fiel en cada mañana.

Del mismo modo, creo que todos los seres humanos, y no eres ninguna excepción son mucho más que un hongo que ha salido de una mancha de humedad. Aunque algunas personas se hunden al tratar mal a los demás y otros no...

Un abrazo y ánimo. Cada relación personal es distinta, y muchas son dificiles, lo se por experiencia. Pero tu estás primero, y el respeto que te mereces también.