jueves, octubre 23, 2008

Derecho al delirio, de Eduardo Galeano



Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, sí que tenemos, al menos, el derecho de imaginar el que queremos que sea. En 1948 y en 1976, las Naciones Unidas proclamaron extensas listas de derechos humanos; pero la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. ¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? ¿Qué tal si deliramos, por un ratito? Vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible:

el aire estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones;

en las calles, los automóviles serán aplastados por los perros;

la gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor;

el televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas;

la gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar;

se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez, que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega;

en ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar, sino los que quieran cumplirlo;

los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas;

los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas;

los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos;

los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas;

la solemnidad se dejará de creer que es una virtud, y nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo;

la muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes, y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero;

nadie será considerado héroe ni tonto por hacer lo que cree justo en lugar de hacer lo que más le conviene;

el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra;

la comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos;

nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión;

los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle;

los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos;

la educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla;

la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla;

la justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda;

una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América; una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú;

en Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria;

la Santa Madre Iglesia corregirá las erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo;

la Iglesia también dictará otro mandamiento, que se le había olvidado a Dios: «Amarás a la naturaleza, de la que formas parte»;

serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma;

los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados, porque ellos son los que se desesperaron de tanto esperar y los que se perdieron de tanto buscar;

seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de justicia y voluntad de belleza, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuando hayan vivido, sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa o del tiempo;

la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y cada día como si fuera el primero.


Gracias a Isa. Voz y texto de Eduardo Galeano, música de Bosques de mi mente

6 comentarios:

Lughnasad dijo...

¡Viva la Utopía!

Ashbless dijo...

Viva!

Aunque solo sea para indicarnos la dirección a seguir.

Calle Quimera dijo...

Yo también me apunto a eso. Por de pronto, ya he conseguido que la tele sea un electrodoméstico más en casa... ;-) Algo es algo, ¿no?

Un besazo, Ashbless, o más bien..muchos.

Ashbless dijo...

Convertir la televisión en un electrodomestico más es mucho. Para la mayoria, la tv es el altar donde queman lo único que tienen y no saben como usar; su tiempo, su vida.

Que nuestra vida sea algo que disfrutar, no algo de lo que distraerse, supone mucho, mucho...

Abrazos amiga, y besos.

Artea dijo...

Como siempre... Galeano... en su punto.

Yo añadiría a la lista:

el tiempo se medirá en ideas, emociones y sensaciones.

quedarán abolidos los relojes, y los despertadores enviados a cruzar el tiempo que inventaron.

Y, respecto de la caja tonta unas simples recomendaciones:

Su verdadera utilidad no es otra que la de servir de conexión al aparato con el que has decidido ver tus películas favoritas. El resto es un burdo engaño... bien vendido a nuestras mentes, eso si.

Tiene la facultad de desintonizar determinados canales, e incluso, si se prefiere, todos ellos.

Su verdadero mando a distancia es el enchufe que le une a la corriente, no ese otro que nos regalaron lleno de botoncitos y menus incomprensibles.

Es un soporte perfecto para jarrones de flores y otros instrumentos de deleite personal.

Admite un cuadro colgado en su frontal.

Conectada, ocasionalmente, permite atrapar una buena cantidad de polvo gracias a su electricidad estática.

Solo emite dos tipos de contenidos: la venta de humo y el engaño con fines sociales y terapeuticos. (Hasta consiguió hacer creer al 90% del mundo que la economía era un hecho cierto, e incluso una ciencia. Todos sabíamos de antemano que era una mentira).

Quien no crea en estas afirmaciones, que lo hable con un amigo íntimo... o incluso, en casos graves, no descarte visitar a un consejero (elígase el campo... religioso, psicológico, o espiritual).

Ashbless dijo...

La tele desde siempre ha sido un negocio. No muy distinto de revistas y periódicos, se trata de hacer llegar publicidad al espectador, y de mantener a este con los ojos en la pantalla ofreciendosela con trozos de programas en medio.

Que los programas sean estupidos y banales es solo una manifestación de los deseos de la Audiencia, que desea no pensar, porque sufre.

Me gusta lo de plantarle un cuadro a este electrodoméstico. A ser posible un paisaje interesante.

Un abrazo