viernes, agosto 04, 2006

Guerras, noticiarios y publicidad


















Hace ya un año y medio que no tengo televisor.

Cuando me mudé a mi actual piso tenia un televisor grande, de 28" que pesaba como un saco de ladrillos. Tenia que mudarme en un mes y no deseaba trasladar semejante trasto otra vez, de modo que pensé en venderlo.
Fue pensarlo y salirme un comprador. Vendí la tele a un precio que para mí casi no presentó perdidas y a mi amigo le pareció muy razonable. Los dos quedamos muy satisfechos, salvo un detalle. Se llevó la tele cuando me faltaba un mes para mudarme.

Allí estaba yo, solo en un piso superguay donde nunca jamas daria otro fiestón, ni vendrian a cenar como de costumbre cuatro o siete amigos, o habria competicienes de Street Fighter o Fifa hasta las tantas.

Estaba bastante solo por aquel entonces. Por un lado me estaba alejando de la gente con la que habia vivido en esa época, aunque no sé si era consciente entonces, y los fantasmas del último año ocupaban el pasillo, la cocina y el vacio del salón.

No era consciente de toda la gente que iba a pasar por mi vida cuando estuviera preparado, y no habia recuperado la costumbre de ver a mis amigos de siempre. Bueno, un tiempo de cambios, de crisálida.

Y estaba sin tele.

Yo me habia criado con la tele. Tambien con libros y tebeos, pero por mucho que halla leido, no puedo negar todos los domingos por la mañana y todas las tardes de sábado, todos los capítulos de Mazinguer, Dragonball, con ocho basta, la casa de la pradera, telediarios, informe semanal, anuncios, etc, etc, etc...

Cuando vives solo o estás cómodo con el silencio, que es algo que me ha costado conseguir, o pones música o mejor, la televisión.

Un clic y entran en tu casa gente, noticias, divertidas familias afroamericanas... Y no te sientes solo.

Tambien puedes poner música, pero los vacios son más significativos que las presencias, y yo sentia la ausencia del televisor intensamente. Nunca habia vivido sin uno.

Los primeros dias ponia películas o series en el ordenador para llenar el vacio. Lo importante no era tanto la pantalla como el sonido y la presencia.

Luego se fueron llenando cosas. Supongo que se llenó primero mi interior del gran vacio que me habia quedado. Luego llené el vacio de la tele con otras cosas. Silencio, una vida más satisfactoria, y tambien pasar a seleccionar lo que veia, en las contadas ocasiones que me sentaba ante una pantalla.
Y sentarme menos. Dejar de considerar que el mejor momento del dia es cuando te tiras en el sofá para descansar, para ser pasivo, con una cerveza y patatas, como Homer Simpson.

Como decia Nietzche, en aquel momento vital pasaron muchas cosas. Sufrí un cambio en mis valores. En lo que era bueno y malo. En lo que deseaba o aspiraba. En quien o que era.

Habia salido del último accidente vital sin saber realmente que eran el bien y el mal.

Bueno, no me estiro por ahí, eso es tema para otro dia.

Dejé de ver la tele, y por entonces me dí cuenta que sin publicidad, ni programas de humor o series o películas cortadas tenia más tiempo para hacer las cosas que realmente queria hacer. Tambien que no podia participar en las conversaciones mañanaeras de oficina porque no sabia quien era el Doctor House, ni como se llamaban los Perdidos, y cuando alguien me soltaba la frase chorra de la semana no sabia cuando habia que reirse, o si debia responder cuñado! o la tonteria adecuada.

Eso no me molestó. Puede hablarse de muchas cosas, y escuchando a los demás pronto sabes de doctores, naufragos o progrmasas. Además todo adquiere un encanto especial, condensado y transmitido por gente que lo ha disfrutado, que ignora las partes malas de la serie y te transmite solo lo que le gusta. Sin puntos de referencia imaginas rostros, situaciones, y la primera vez que ví la cara del Doctor House me pareció mucho más serio y mejor afeitado de lo habia imaginado.

¿Sabeis que los japoneses construyeron el primer barco a vapor partiendo de un libro holandes sobre barcos? Debió ser bastante original, pero por lo visto funcionó, y no dejaron de hacer barcos.

Bueno. Sigo. Llevo varios años que no escucho la radio. No tengo coche, que es un gran aliciente para oirla, y la programación me parece apenas mejor que la de la televisión. Leo los periódicos, pero como no compro, me leo a veces los de la semana pasada en las largas noches de mi curro.

Y conforme me alejaba de las fuentes de información, mis intereses comenzaban a trascender muchas cosas del mundo normal para ir por senderos distintos. Y me empezaba a desinformar.

Por ejemplo, me enteré en un viaje a Málaga que el principe de Asturias habia sido padre al dia siguiente, librandome de la presión informativa que sufrió toda una nación.

Es un alivio salir del rio de tinta, porque casi todas las noticias son o relleno, o temas que realmente no interesan a nadie, o que los políticos y empresas desean que nos interesen para que no miremos estadísticas y nos acabemos manifestando con antorchas.

La prensa rosa, el lenguaje de los periodistas deportivos o el seguimiento de las campañas políticas o de las pungas entre los dos principales partidos...

Bueno. Ya sabies.

Ayer encontré en un texto del filósofo Chuang Tzu que iba como pintado al respecto de lo que pasa en el mundo. Parecia una carta abierta a Bush junior, nuestro principe, aunque no estoy seguro que tenga unas intenciones tan buenas como el príncipe Wu.

Busqué en Flickr una foto adecuada y encontré la que puse. LA mujer de la chapa ponia al pie de la foto que habia protestado contra Bush por la guerra de Irak.

Movido por la cadena de hechos pasé unos minutos mirando en internet fuera de los canales habituales lo que estab a pasando en Irak y resultó demoledor.

La lectura de esas noticias me llevó a interesarme por el Líbano, y empecé a darme cuenta que más allá de lo que veia al firmar en las campañas de Amnistia o de Intermon, estaban pasando cosas. Muchas cosas.

Eso me recuerda la Odisea. Solo cuando Ulises se da cuenta del destrozo que están realizando en su hogar los pretendientes, puede recuperar su hogar y devolver el orden y la justicia.

Así que por favor informaos. Y no lo hagais de tonterias, olvidad por un rato las tonterias.

Están pasando cosas importantes y nos hacen mirar al otro lado.

http://www.rebelion.org/