sábado, enero 27, 2007

Poema a un gato, de Borges























No son más silenciosos los espejos ni más furtiva el alba aventurera;

eres, bajo la luna, esa pantera que nos es dado divisar desde lejos.

Por obra indescifrable de un decreto divino, te buscamos vanamente;

más remoto que el Ganges y el poniente, tuya es la soledad, tuyo el secreto.

Tu lomo condesciende a la morosa caricia de mi mano. Has admitido,

desde esa eternidad que ya es olvido, el amor de la mano recelosa.

En otro tiempo estás. Eres el dueño de un ámbito cerrado como un sueño.

5 comentarios:

Manolo dijo...

A pesar de lo mono, conserva la mirada de depredador de sus ancestros...

Ashbless dijo...

Por suerte para la raza de los ratones, solo caza los de esparto o de piel. Tambien le entusiasma una pelota hecha con papel de aluminio.

Es una depredadora, si, pero es tan mona...

kray11 dijo...

Me encantan los gatos. Me dejo acompañar por dos y a ambos los encontre muy pequeños y abandonados...

Ashbless dijo...

Este tiene la misma historia...

Mi novia y yo la encontramos recién nacida en la calle. Con apenas un dia de vida y los ojos cerrados. Ha sido un milagro verla crecer, y ponerse tan grande. Un milagro de los de todos los dias pero fabuloso.

Se llama Lunera, cuando se porta bien, y Hija de su ... cuando te clava las uñas.

RaKela dijo...

Le leeré el poema al mío, Maddy. Esperando, eso sí, que mi perro no se ponga aún más celoso de lo que está. Maddy se coló chiquitísimo en el motor del coche de mi hermano y en pleno viaje nos pareció oir a un lindo gatito... En mi blog hay foto, pondré un vídeo de cuando era minimini.