martes, diciembre 18, 2007

Tao Te King 63, lo diffcil hacerlo dificil, lo grande pequeño























Quien practica el no-obrar,
y se ocupa de la no-ocupación,
encuentra sabor en lo insípido,
ve lo que es grande en lo pequeño,
y lo abundante en lo escaso.
Cambia el odio por vida.
Proyecta lo difícil donde es fácil.
Pone lo grande ahí, donde todavía es pequeño.
Lo difícil en el mundo, lo emprende
como si fuera fácil.
Lo grande en el mundo, lo emprende
como si fuera pequeño.
Por ello:
El sabio no hace jamas algo grande,
y así finaliza sus grandes acciones.
Quien promete con facilidad,
difícilmente mantiene su palabra.
Quien toma todo a la ligera,
tendrá muchas dificultades.

-----

El otro dia volví de bañarme en unas fuentes termales, bajo el cielo, y antes de acostarme ojeé el Tao Te King. Se ha vuelto una costumbre, un ejercicio de excavación con el que tengo siempre la esperanza de ver algo que aún no haya encontrado en el libro. Verme sorprendido por un poema ignorado, o encontrar en esta lectura o en esta traducción una nueva comprensión.

Ocurrió. Las ideas que he estado barajando sobre ordenar mi vida, reducir las dificultades que yo mismo genero y hacer facil lo dificil estaban plasmadas ya ahí.

faltan los detalles cotidianos, pero esos son cosa mia. Falta llevarlo a cabo, pero esa es la enseñanza, el verdadero aprendizaje. Vivir.

7 comentarios:

Glauka dijo...

Hola de nuevo, Ashbless, ya he vuelto otra vez a la rutina, hay vida después de una oposición!!!
Ya vuelvo a leer tu blog, es genial. La vida es maravillosa. Ahora a esperar si apruebo y, probablemente, cambiaré de ciudad.
bss

Ashbless dijo...

Me alegra que estes aquí. Por supuesto que hay vida. Siempre hay vida, incluso despues de la muerte. Si esta es en el cielo, reencarnación o simplemente la vida de los que dejamos es otra cosa, pero siempre, siempre la vida continua.

Y la rutina, aunque tiene un nombre feo, no está nada mal. Me alegra que veas la vida como es. Yo no acierto siempre a verla así, pero a ella le da igual. Animo. Seguro que vas a aprobar. Y si tienes que cambiar de ciudad, eso te va a traer cambios interesantes.

Espero que te sigas pasando por aquí, estes donde estés.

Un abrazo

Calle Quimera dijo...

Me paso un momentito por aquí solo para agradecerte ese abrazo que has dejado hace un ratito en Quimera. Llevo desde el domingo pasado con mi hija aquejada por uno de esos virus gripales que pululan en estas fechas y que duran solo 2 ó 3 días, pero que cursan con fiebres altas. Cuando ha empezado a estar mejor me lo ha dejado en traspaso a mí, y todavía estoy tocadilla. Casi no he entrado en el ordenador en toda la semana...

Ashbless, creo que eres bueno en el sentido machadiano de la palabra. Quería decírtelo...

Gracias por ese abrazo. Te deseo de todo corazón que siempre tengas uno así para ti, cuando lo necesites y también cuando no. De verdad que lo mereces...

Un beso enorme. Vuelvo por tu casa más adelante, tengo un atraso tremendo con los blogs y ya sabes que aquí me gusta venir sin prisas.

Ashbless dijo...

Me siento aliviado de saber que estás bien. Con gripe pero globalmente bien, que es lo importante.

Muchas gracias por el piropo, pero no creo que sea para tanto. Sí es cierto que se le puede coger a la gente estima, aunque no los halla visto nunca, y así es en este caso. Intuía que algo no estaba bien, y me alegra mucho que no sea grave.

Respecto a los abrazos muchas gracias, de verdad. Paradójicamente hoy he tenido muchos, centenares, porque he salido a repartirlos -y recibirlos- en la convocatoria invernal de Abrazos Gratis. Hoy es uno de esos días que sí puedes valorar lo que es un abrazo, ese contacto generoso y limpio con otras personas.

Vuelve aquí cuando quieras. Esto de internet está muy bien, pero es solo una pequeñísima parte del mundo, de la vida. Lo importante, casi siempre, está ahí afuera.

Reponte pronto y besos

Calle Quimera dijo...

Había entrado para comentar, pero, ¿sabes? me apetece más hablar. Sí eres bueno, Ashbless; tu primer comentario en ese poema no solo era hermoso, era sentido. Transmitías verdadera compasión, y no en el sentido que habitualmente se le da a esa palabra, sino en el etimológico: "sentir con". Sentías con una persona que parecía estar atravesando un mal momento, y esas palabras tuyas eran como caricias suaves, con las que intentabas calmar el dolor pero sin rozar la herida para no dañar más.

No me conoces de nada, podríamos cruzarnos por la calle, chocar, pedirnos mutuamente perdón y continuar nuestros caminos sin reconocernos. Pero no fuiste indiferente a lo que creías que era el dolor manifestado por alguien anónimo. Ni el día que leíste el poema ni esta mañana, que volviste y al no ver respondidos los comentarios pensaste que esa persona estaba aislada en su dolor. Y le dejaste un abrazo que rebosaba sinceridad.

Hace 11 meses qe se abrió calle Quimera, he leído muchos blogs, y aunque es cierto que se establecen corrientes de simpatía entre algunas personas no he visto con mucha frecuencia el sentimiento trenzado en las palabras que he creído advertir en las tuyas. Por eso creo que debía agradecértelo, porque es lo que siento yo.

Me alegra mucho que hayas disfrutado con los abrazos de hoy. Ha de ser precioso vivir una jornada así... Lo que te deseo desde el fondo de mi corazón es que, además de esos, puedas disfrutar de otro tipo de abrazo toda tu vida, de ese que se da de repente, porque sí, porque apetece demostrarle a esa persona que nos importa. Tú sabes a cuáles me refiero.

Un beso muy grande, Ashbless, y un abrazo de esos que no hay que esperar al día fijado, de esos que sale de muy adentro dar.

Ashbless dijo...

Sí, esos abrazos escasean mucho. Faltan. Y estoy hambriento de ellos.

A veces me conformaría con cualquier cosa, pero hay que saber elegir a las personas y ver a traves de los espejismos.

Muchas gracias por estar ahí. Te envio un abrazo electrónico, de palabras, pero tambien sentido, de verdad. y besos...

Calle Quimera dijo...

A veces ocurre. Lees algo que habías releído mil veces y..voilà... ahí está la respuesta. Seguramente antes no la vemos porque no es el momento adecuado.

Suerte con esa reordenación vital, seguro que la veas a conseguir. Lo mismo que esos abrazos... Cuando sea el momento oportuno, y de la mano de la persona adecuada. :-)

besotes.