miércoles, julio 09, 2008

El arte para los niños























Ella estaba sentada en una silla alta, ante un plato de sopa que le llegaba a la altura de los ojos. Tenía la nariz fruncida y los dientes apretados y los brazos cruzados.
La madre pidió auxilio:

- Cuéntale un cuento, Onelio pidió -. Cuéntale, tú que eres escritor.

Y Onello Jorge Cardoso, esgrimiendo una cucharada de sopa, comenzó su relato:

- Había una vez una pajarita que no quería comer la comidita. La pajarita tenía el piquito cerradito, cerradito, y la mamita le decía: «Te vas a quedar enanita, pajarita, si no comes la comídita.» Pero la pajarita no hacía caso a la mamita y no abría su piquito...

Y entonces la nińa lo interrumpió:
- Qué pajarita de mierdita - opinó.