martes, abril 25, 2006

Sin manos y en bici













Ya sabeis que me muevo en bici por mi ciudad. Aunque una razón importante es que llego antes a los sitios, el factor fundamental es que me gusta mucho montar en bicicleta, incluso entre el tráfico de la ciudad.

Me compré la bici en septiembre, y no entraba en mis planes hacerlo, ni imaginaba el impacto que iba a suponer en mis dias. De hecho, me daba mucho miedo el tráfico. Pero se me pasó cuando me enfrenté a él, y disfruté de la bici durante meses, hasta que me la robaron, y luego adquirí otra...

Ahora ya estoy acostumbrada a la nueva, a sus manias. Todas esas cosas.

Al principio pensaba que iba a ser imposible, o que recordaria la antigua y haria comparaciones. Pero es como mudarse; al termino de la adaptación, sientes como propia tu nueva vivienda, duermes en la cama, coges nuevas costumbres o incluso manias.

De adolescente, y tambien de adulto, tras perder un amor piensas que las nuevas personas que entraran en tu vida cargarán con el peso de la ausencia de quien acabas de dejar, a manera de viuda que conserva la imagen del difunto en todos los portraretratos. Y sin embargo, cuando descubres a alguien nuevo que hace que la sangre vuelva a fluir ligera por las venas, le entregas el corazón, y si te descuidas la cabeza. Y casi casi, actuas como lo hiciste antes.

Me parece que en la vida una de las cosas más importantes que pueden hacerse es aprender. A todos los niveles. Bueno, la verdad es que algunas cosas son más enriquecedoras que otras. Entender el mundo gracias a la física o la geometria, o comprender a los hombres mediante la historia o la psicologia...

Simplemente aprender de tus dias, de tus experiencias... Todo vale.

Supongo que la lista de los reyes godos o de los rios de la peninsula da poco feeling a corto plazo, de modo que lo dejaremos a un lado. Quiero decir cosas que te ayuden a expandir y mejorar tu consciencia, tu sensibilidad, tu sabiduria...

Una de las fuentes de aprendizaje para mí es, curiosamente, la bicicleta. En ella he aprendido lecciones de coraje y prudencia, he encontrado lugares que me eran nuevos o inaccesibles, me he levantado tras darme algún golpe o he vuelto a recuperar la sonrisa tras sudar mis tensiones o mis penas.

La última lección la aprendí ayer. No es muy notable, y probablemente no te será de gran ayuda, porque ya lo sepas. Para mí es un avance, pues lo que se aprende y descubre por uno mismo tiene un valor especial.

Estoy aprendidendo a andar en bici sin manos. Es un capricho, un desafio y un ejercicio de equilibrio.

Al principio pensaba que la clave era pedalear sin desplazar la bicicleta a derecha o a izquierda, en una recta imperturbable. Moverse muy poco, desplazando las piernas y el torso minimamente.

No avancé mucho, la verdad. Hasta que ayer me dí cuenta que la clave no está en no desviarse a un lado a otro. La clave está en ser capaz de volver al centro cuando pierdes el equilibrio, de tener control sobre la dirección en la que te mueves.

Pienso que respecto a la vida es igual. No es cuestión de no caerte, sino de ser capaz de levantarte. Es imposible que permanezcas siempre centrado, en equilibrio. Pero puedes recuperarlo...

2 comentarios:

aNTUANETTE 'le putite magnifique dijo...

Es acojonante tu visión trascendente de la realidad; el cómo la trasportas a cosas mundanas y banales cómo un paseo en bici:

'Pienso que respecto a la vida es igual. No es cuestión de no caerte, sino de ser capaz de levantarte. Es imposible que permanezcas siempre centrado, en equilibrio. Pero puedes recuperarlo...'

Joder, eso es jodidamente cierto; en la vida siempre te has de caer muxas veces para pillarle el truco al 'equilibrio vital'. Muxo me temo, que tú le estas pillando el truco al 'euilibrio en la vida' para ser capaz de ir conduciendo sin manos...

Me encanta Miguel; MUXAS GRACIAS POR ESCRIBIR ESTAS COSAS; sabes que yo también estoy aprendiendo a 'conducir sin manos' mi bicicleta vital; aunque mi camino es más parecido a un pedregal y me está costando trabajo alcanzarlo, pero GRACIAS POR TU APOYO LITERARIO Y HUMANO...

ME ESTÁS ENSEÑANDO A CONDUCIR SIN MANOS, Y YO SÉ QUE LO VOY A LOGRAR CON AYUDAS CÓMO LA TUYA Y CÓMO LA DE LORENA (mi 'prima' favorita de Madrid).

ERES UN PUTO CIELO NANO!
BESOTES Y ABRAZOTES....

(P.D.: ESTÁ PENDIENTE LA INSTRUCCIÓN REIKI PARA MI CUELLO; SERÁ OTRA COSA QUE AGRADECERTE...)

Anónimo dijo...

Hola, Miguel Angel:
Soy Luisa, estamos en casa de Amalia con Paca y nos estaba enseñando tu blogs. Al principio no me apetecía leer ningún rollo y, la verdad, que poco poco nos hemos zampado todo tus escritos. Me ha encantado hasta calarnos al igual que llegaste a tu puesto de trabajo el día que llovía tanto. Deberías dejar el tema de los ordenadores y meterte a escribir, se te da bastante bien. Estamos embelasada con todo lo que has escrito. Vamos a crear un club de fans de tus pesares y tus alegrías, que al fin y al cabo son las de todos nosotros, pero expresado como tú lo haces nos produce una hemorragia de placer tal que no nos cuesta trabajo llegar al final.
Bueno, no me enrollo más, y te animo a que sigas escribiendo.
Un beso de todas,
Amalia, Paca y Luisa