lunes, mayo 22, 2006

Haiku























Serenidad.
Se incrustan en las rocas
chirríos de chicharras.

BASHO




Esto es un haiku. Un poema japones de diecisiete sílabas que pretende improntar un instante. Capturar un pájaro al vuelo, la flecha del sentimiento.

El haiku nace en el siglo X en Japón. Desde entonces ha sido una forma de expresión no solo literaria, sino del habla culta. En el "Guenji Monogatari" la primera novela moderna, escrita en el sigo X, los personajes se expresan con haikus e incluso pequeños poemas en diversos momentos.

Extrañado investigué el tema. Al parecer el japones es una lengua muy plastica y descriptiva de lo sensible, pero adolece de una falta de terminos de caracter más filosofico o psicológico. De ahí que las gentes cultas para, por ejemplo, expresar que sentian melancolia, en lugar de usar una palabra tan abierta como tristeza, comunicaban sus sentimientos en un breve poema.

Podriamos dedicar un largo rato a hablar de estructura, de autores, de muchas cosas. Si tienes unos minutos por favor visita estas dos páginas, el rincón del haiku y los mejores haikus de la red.

Si teneis prisa, pulsad este enlace, cada vez aparece un haiku diferente con una hermosa ilustración.

Mudas las garzas
Trazarían en el cielo
Una línea de nieve
–Yamasaki Sokan


A una amapola
deja sus alas una mariposa
como recuerdo.
–Matsuo Basho

Un viejo estanque;
se zambulle una rana,
ruido de agua.
–Matsuo Basho


La campana para de sonar.
El eco de las flores
perfuma la noche
–Matsuo Basho


Este camino
ya nadie lo recorre.
Salvo el crepúsculo
–Matsuo Basho


El mar en primavera
Se levanta y cae
A lo largo del día
–Yosa Buson


Mientras lo corto
veo que el árbol tiene
serenidad.
–Ritsurin Issekiro


El ciruelo florece,
el ruiseñor canta;
pero yo estoy solo.
–Kobayashi Issa


Temblando
en las flores silvestres
se va la primavera
–Kobayashi Issa


Una flor caída
Regresa volando a su rama.
¡Una mariposa!
–Arakida Moritake