viernes, mayo 05, 2006

Lluvia, cambios
















Buenas. Hoy está lloviendo. Ayer tambien. El tiempo ha cambiado, desde el calor veraniego de los últimos dias. Y como siempre que el tiempo reacciona como no esperamos que haga, viene a la cabeza el cambio climático.

Esta lluvia es de lo más normal, sin embargo. Pero en mi ciudad sin nubes ni primavera - porque el verano nos asalta ya en marzo - resulta la lluvia forastera, deseada pero no comprendida, como esos amigos o parientes a los que queremos en la distancia, pero con lo que no sabriamos convivir mañana.

El trafico se complica y espesa, los paraguas nos estorban las manos, la ropa tendida deja de secarse en una tarde. Cambia hasta el color del cielo.

Es un cambio. El aire se purifica y huele a tierra, en lugar de a polvo o calor. Los colores se vuelven oscuros y densos, más llenos, y el mundo se densifica, o gira un poco hacia adentro.

Los cambios se producen continuamente, aunque no nos fijemos. A veces llegan grandes y visibles, como la lluvia a mi ciudad veraniega. A veces los tiempo de cambios arrasan y despejan, o arruinan lo que crecia.

Yo he tirado mis zapatillas viejas. He borrado todos los mensajes del movil, y esta tarde voy a comprar uno nuevo. He ordenado y pegado posters en mi nuevo cuarto. He decidido estudiar una carrera nueva, fisioterapia, muy distinta a lo que siempre soñé que haria.

Miro a mi alrededor y veo cambios, pero es que no pueden haber cosas nuevas sin retirar algunas viejas. Los cambios son a veces confusos, muchas veces aterradores e incomodos. A veces emocionantes, como me siento ahora, emocionado.

Pero son tan necesarios como la lluvia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy un poco 'hasta los cojones' de tu forma magnífica para escribir (...es puñetera envidia, y lo sabes).

Soy el pelota del siglo!...

...jejeje...

En serio, primo; a veces me apabulla la forma en que escribes. Estoy esperando una crónica tuya sobre la peli del John Wayne que no he podido ir a ver. Pero, seguro q me lo cuentas mañana; y, ¿quién sabe? quizá echando un tenis de mesa en mi keo.

Voy a intentar dormir un poco en esta mierda de día; en que el cuello me fustiga como con una fusta de kevlar.

...Dios... que jodido estoy con los putos porros,,,,
GRRRRR

Pero, tú; me calmas y me ayudas.

GRACIAS MUXAS!

Anónimo dijo...

Los cambios no acontecen tras espacios dilatados de tiempo,se producen continuamente aunque no seamos muy consciente de ello.
Cada momento, cada instante contiene un germen potencial de cambio y lo utiliza, nos cambia...
En el momento que descansamos para evaluar los cambios podemos decidir que éstos nos han perjudicado o favorecido, pero en nuestro mas limpio pensar sabemos que todos han sido necesarios, todos han servido para ser lo que en este momento somos.
Lo viejo no deberíamos desecharlo,deberíamos situarlo en la perspectiva adecuada. Lo nuevo no es mas que el cambio actual sumado a lo viejo, se ha mezclado generando algo distinto y se torna disponible nuevamente al descanso evaluativo.

Suldu dijo...

Cambios, cambios. Me parece magnífico. Todo cambio a mejor es algo deseable y aconsejable. Ya me contarás como vas rehaciendo tu vida.