viernes, octubre 19, 2007

Volver




















Hoy he vuelto. Creo.

O quizás volví a la ciudad el lunes. Ese dia que me bajó una amiga de la montaña en coche, ahorrandome otros 26 km de caminata. O la mañana del martes cuando tras dar vueltas toda la noche por lo blando del colchón, me desperté con el ruido del despertador y la obligación de volver a la oficina.

O el miercoles, cuando me levanté pensando que algunas viejas costumbres solo habian estado esperandome estos dias y semanas. No lo sé.

Más bien va a ser hoy. Desde la residencia para ancianos donde estoy haciendo prácticas miré la hierba verde de lluvia y vida, y no pensé en los pinos y la montaña. Y hoy me he puesto por fín a escribir en el blog.

Estoy aquí. Y aquí significa en mi ciudad, en el sitio que me corresponde estar. No habrán en las próximas semanas apenas escapadas fuera. El examen de Anatomia será en un mes y algo, y voy a optimizar mi tiempo todo lo que realmente pueda.

Pero sobre todo porque ahora entiendo en lo fuerte que se alza mi deseo de volver a la montaña que no es para huir de la ciudad, de su confusión y de su ruido, de su mentira.

Es para huir de mis problemas. Pero la vida está compuesta de problemas entre otras cosas, y sin enfrentarnos a ellos y resolverlos no vamos realmente a ninguna parte. Por eso de momento me quedo en la cuidad. No descarto irme al campo.

De visita.