viernes, enero 11, 2008

La secta del Loto Blanco




Había una vez un hombre que pertenecía a la secta del Loto Blanco. Muchos, deseosos de dominar las artes tenebrosas, lo tomaban por maestro.
Un día el mago quiso salir. Entonces colocó en el vestíbulo un tazón cubierto con otro tazón y ordenó a los discípulos que los cuidaran. Les dijo que no descubrieran los tazones ni vieran lo que había adentro.
Apenas se alejó, levantaron la tapa y vieron que en el tazón había agua pura y en el agua un barquito de paja, con mástiles y velamen. Sorprendidos, lo empujaron con el dedo. El barco se volcó. De prisa lo enderezaron y volvieron a tapar el tazón.
El mago apareció inmediatamente y les dijo:
-¿Por qué me han desobedecido?
Los discípulos se pusieron de pie y negaron. El mago declaró:
-Mi nave ha zozobrado en el confín del Mar Amarillo. ¿Cómo os atreven a engañarme?
Una tarde, encendió en un rincón del patio una pequeña vela. Les ordenó que la cuidaran del viento. Había pasado la segunda vigilia y el mago no había vuelto. Cansados y soñolientos, los discípulos se acostaron y se durmieron. Al otro día la vela estaba apagada. La encendieron de nuevo.
El mago apareció inmediatamente y les dijo:
-¿Por qué me han desobedecido?
Los discípulos negaron:
-De veras, no hemos dormido. ¿Cómo iba a apagarse la luz?
El mago les dijo:
-Quince leguas erré en la oscuridad de los desiertos tibetanos y ahora quieren engañarme
Esto atemorizó a los discípulos.

6 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Saludos compañero¡¡¡¡

Luis Eduardo dijo...

Hola M.A, tiempo sin leer tu espacio, espero que estes muy bien, que tus metas sean cada ves mas palpables,me gustaria escribirte mas,pero por hoy no tengo las ideas muy claras, en fin,te cuidas y hasta pronto,un abrazo Luis...

Ashbless dijo...

Saludos, Ethinarcadia!

Y salud!

Ashbless dijo...

Gracias Luis Eduardo. Lo mismo te deseo. Y gracias por encontrar tiempo para vistarme. No importan tanto las palabras como las intenciones que tienen detras.

un abrazo

Calle Quimera dijo...

Vaya, como para gastarle una bromita al mago.. Ufff... :-)

Buenas noches, Ashbless. Un besote.Me gustan los relatos de fantasía. ¿te querrás creer que aún disfruto con los cuentos? Sobre todo si hay magos, hadas...

Ashbless dijo...

Me parece genial. Los gustos son algo libre, que complementan a la persona, aunque no la restringen.. Además, a mi tambien me gustan los relatos de fantasia.

Todos seguimos soñando, aunque no seamos niños, y los personajes de los niños son arquetipos de poderoso significado. Y si no, díselo a todos los que hoy venden libros con caballeros, monjes, princesas y niños magos.

Besos