viernes, diciembre 23, 2005

Fiebre, drogas legales y encierro.

Pues era un gripazo, de los buenos.

Afortunadamente en el trabajo me enviaron a casa al verme la cara, y aquí, sin alejarme de la cama he sudado los últimos dias. He releido algún viejo libro, visto capitulos de futurama, viejas comedias de Willy Wilder, he sufrido pequeños y continuos comas, he aprendido a tomarme la temperatura correctamente. Todo cosas fáciles, sin esfuerzo. Resultado, casi me vuelvo loco.

Pero este es el camino lógico para un enfermo. Ver películas sesudas, leer filosofia o resolver sudokus es el camino a un infarto cereblar. Todavia recuerdo que el domingo vi dos películas indues, la boda del monzón y el mundo de Apu, y me leí un libro sobre Delhi y casi me muero...

Dentro de la dieta blanda, veo un poquito de televisión. Sigue siendo tan mala como los primeros dias, pero el truco es ver muy poca, o ponerla de fondo mientras haces la siesta en el sofá. Y así cambias el lecho. Porque eso es tambien importante, buscar nuevos sitios donde dormir, que la espalda se resiente.

Mi medicación ha ido cambiando, subiendose la dosis de paracetamol y el tamaño de las pastillas hasta llegar a las actuales, mayores que una de 2 euros y con 1 gramo! Así no hay fiebre que se resista.

En el plano personal estos dias me han servido para desear curarme, ver lo mal enfermo que soy, desear la muerte cada vez que tragaba, respiraba o dormia, y jurar cuidarme mucho, mucho en el futuro. Así que no me fumeis, hazed algo de deporte y esas cosas, y descansad suficiente, que la gripe acecha...

1 comentario:

G. Zejel dijo...

Fumar! Sabía que algo me había fallado... debo dejar de fumar tanto, sólo así los mocos empáticos podrán desaparecer. Te deseo una pronta mejoría, feliz navidad y demás paparruchadas llenas de buenas intenciones.