miércoles, octubre 04, 2006

En busca de las montanas...







Donde hay hombres,
habrá moscas, y habrá
Budas también.
Issa

Este haiku me vino a la cabeza cuando llegue a Rishikesh. Os parecera una tonteria, pero desde mi llegada a India no habia encontrado moscas en el pais. No se la razon, si el monzon habia limpiado la atmosfera, o si zonas mas al sur tienen sus propios insectos.
Al recordar el haiku me quede algo preocupado pensandolo.
Los hombres traemos bueno y peor, somos capaces de perder, las moscas, y de encontrar, el buda.

Pensando sobre esto y sobre mi propio camino empezo mi estancia en Rishikesh.

Al principio estaba tenso, y me costo entrar en la dinamica de esta pequena colonia. Este es un territorio dedicado realmente a suaves placeres, ilusiones de salvacion y trascendencia, y permeado de una suave y discreta belleza. Cuando te encuentras con alguna de las duras verdades en tu camino, solo debes alzar tus ojos a las montanas y se limpian de preocupaciones, de medidas de lo que es bueno o malo segun los hombres.

Al segundo dia los vendedores te conocen y dejan tranquilo. Me compre un kurta pyjama y vestido de local he recorrido el pueblo los ultimos dias, en un itinerario que pronto ha sido una agradable rutina.

Lavarse, meditar, desayunar junto al rio, mirar librerias e internet, almorzar, lectura, paseo. Por la tarde tras la cena y algunos leves planes, un ultimo rato de autoexploracion antes de dormir.

Asi han pasado seis dias. Hoy ya estoy preparandome para marcharme, con un punto de agitacion que no habia conocido desde mi llegada. Hace ya un par de noches empece a pensar que podia venir despues. Mi trabajo de meditacion esta bien plantado, solo necesita cuidarse durante un mes o dos antes de nuevos maestros o guias, y puedo realizarlo alli donde viva o este.

Quedarme mas es ocultarse en un utero de comodidad y facilidad. Poco mas puede darme Rishikesh que yo quiera ahora. Estaba sintiendo la necesidad de responder a las montanas, pero me habia encerrado en los programas de las agencias que requerian grandes plazos para el viaje al norte que deseo.

Esa noche decidi que me iba a marchar y encontraria de alguna manera el modo de visitar Gangotri, el nacimiento del Ganges, y los territorios mas al norte de Mc Leod Ganj, Manali y Spiti Valley.

Y al dia siguiente, cuando luchaba con mis dudas y mi guia de viaje, en un restaurante un espanol reconocio mi horrible acento, y tras charlar un rato me conto que acababa de venir de Gangotri, como llegar alli y recorrer la zona.

Un encuentro realmente afortunado, y mas cuando estaba pensando en como podia resolver ese viaje!

Charlamos un rato y ya confirmado que puedo moverme por mi cuenta, contratar guias locales facilmente y ser independiente la mayor parte del tiempo, solo me queda comprar algo de ropa de abrigo, un saco de dormir por si las moscas y ver que hago con algunas compras pesadas...

El viaje continua, sigo algo nerviso, pero solo de contaroslo estoy mas animado.

La foto de arriba es de Gangotri, que me espera...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Dar las gracias a las montañas y a los árboles y a los ríos caudalosos por estar ahí.(Decía Belén Gopegui)


Ajur

kray11 dijo...

Todo, hasta tu nerviosismo son buenas señales. Mucho ánimo y adelante.

Tramontana dijo...

Me gusta lo que dices de alzar la vista a las montañas para limpiar las medidas de lo bueno y lo malo.

Deliciosa descripción de tu travesía. Y creo que no existen las casualidades, Borges decía que cada casual encuentro era una cita.

Ashbless dijo...

Muchas gracias.

Hay que dar gracias por las montanas inmensas, por sentirte pequeno, por los encuentros, por las sonrisas gratuitas, por los retrasos y las esperas.

Muchas gracias