jueves, septiembre 27, 2007

Simplificando






























El lema de este blog es "El arte de vivir consiste, únicamente, en proceder con sencillez" .

Lo descubrí al poco de comenzar, y quedé tan fascinado por la idea que lo escribí en letras grandes, debajo de lo del título. Incluso me lo repito de vez en cuando, y acaba siendo cierto.

Pero hay casi siempre un salto entre lo que creemos que pensamos y lo que pensamos realmente. Sabemos que es bueno y malo para nosotros, pero hay un camino hasta que ese conocimiento se convierte en nuestro modo de vivir.

He pasado unas semanas de desajuste, entre el verano y el otoño, el final del año anterior y el principio de presente. Vuelvo a ser un estudiante, que empieza los años a mediados de septiembre y los acaba a principios de ese mes.

Y ahora empieza un año nuevo, un nuevo ciclo, con nuevas ilusiones, proyectos y esperanzas, y otros que aún deben continuarse. Que algún día llegarán a puerto pero aún son frágiles y necesitan aliento y determinación.

Y entre todos los proyectos recordar que el más importante, aquel donde confluyen los otros y sin el que no tienen sentido, soy Yo.

Casi me han tenido que convencer para ir un poco más despacio, porque mi entusiasmo y torbellino interior me arrastran y pierden. Dormir, cuidar mi cuerpo y mi mente algo más. No llegar al final de curso agotado, ni ponerme malo porque lleve varios días sin dormir. Disfrutar más de lo que hago, haciendo menos.

Reconocer los pasos de cada día y darlos con cuidado, con amor si puedo, pero siempre aceptarlos como lo que he decidido hacer. Poder mirar atrás y saber como he llegado donde estoy. Y sobretodo no perder nunca la fe en que siempre hay lugar para un paso más.

Para no perderse, simplificar. Como dijo Lao Tse, quien se contenta con estar contento, siempre estará contento.

Un abrazo

5 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Siempre que paso por aquí me haces pensar y para bien .salud¡¡¡.

Ashbless dijo...

El que piensa eres tú...

Pero me alegra que sea para bien.



Yo estoy pensando, de vez en cuando, y supongo que es para bien, aunque el escrutinio de mi mismo y de mis errores, me muestra que estos no se acaban nunca, solo de vez en cuando cambian un poquillo.

Por un lado eso es bueno, porque aprendemos de los errores. ¿pero cuantas veces tengo que darme con una piedra hasta evitarla totalmente?

De momento muchas... Un abrazo y mucha salud

Lughnasad dijo...

Como decía el gran Thoreau que bebió y mucho de las fuentes orientales:

"Nuestra vida se desperdicia en detalles. Un hombre honrado rara vez necesita contar si no con los 10 dedos de las manos… ¡Sencillez, Sencillez Sencillez! Digo, que vuestros asuntos sean 2 o 3 en vez de un centenar o un millar"

Ashbless dijo...

Es cierto. Otra cosa seria levantar castillos en el aire, y en ellos poner esperanzas, ilusiones y energias, siendo solo eso, aire y más aire.

Apenas he leido sobre Thoreau, pero tras esta cita que has puesto puede que me esté perdiendo a un autor muy interesante.

Gracias

Lughnasad dijo...

De Thoreau sólo he leído "Walden o La vida en el bosque", que seguro que te gusta, pues narra las vivencias del autor en un retiro social autoimpuesto en un bosque. Y "Del deber de la desobediencia Civil" un pequeño ensayo de gran repercusión en los movimientos anarquistas.