martes, noviembre 13, 2007

Mi reino mi alfombra




















Aquí estoy, estos días que trabajo poco, que preparo mi examen y se acerca el invierno. Tengo el atlas de anatomía, los apuntes, una libreta para dibujar músculos y articulaciones, mi cojín y un brasero eléctrico.

No hace mucho frío por aquí, y tengo un escritorio monísimo de color caoba. Pero ¿quien quiere una mesa teniendo el suelo? Y ¿quien quiere cuando empieza el frío el suelo teniendo una alfombra de lana, peluda y cálida? Mi alfombra es grande y mullida, blanca como otros muebles de la habitación, y como no se puede caer más abajo que tendido en ella, en ella estudio, escucho música bajita y de vez en cuando miro por la ventana. Miro el trozo de cielo que asoma entre edificios y antenas. No es mucho cielo, pero basta, y se ve mejor desde el suelo.

Será que tengo más de gato de lo que recordaba. O de niño, porque de crío amaba leer y jugar en la gruesa y dura alfombra de casa de mis padres.

Quizás la alfombra es eso, la realidad más básica y necesaria , el suelo, del que sillas, sofás y camas son solo sustitutos.

Sea como sea, aquí estoy. Si te animas estás invitado a un té. ¿Donde? En mi casa. Y en la alfombra, claro.

4 comentarios:

Suldu dijo...

Todos tenemos más de gato de lo que pensamos. Los gatos se parecen más a los humanos (o viceversa) de lo que creemos. Yo al menos me considero muy gatuno. ¡MIAUUUUUUUU!

P.D. Por supuesto que ese té en tu alfombra.

Calle Quimera dijo...

Me pido un té con limón, sin azúcar. Fuertecito y humeante. Y me pido también un huequito en tu alfombra. Me encantan las alfombras...

Un besazo, Ashbless. y gracias por la invitación.:-)

Ashbless dijo...

Sulde, tu siempre has tenido un aire gatuno. Antes eras un gato flaco y nervioso, ahora estás mucho mejor cuidado. Se te ve el pelo brillante y esponjoso.

Será cosa de lo bien acompañado que vás...

Cuento contigo. Nos vemos en la alfombra el próximo dia. Ya veras que calentita!

Ashbless dijo...

Un beso muy grande Avalon.

Te espero en la alfombra. Es muy grande, de un blanco cremoso, y realmente cómoda.

Ya verás que gusto si la pruebas... Cuidate mucho y no me cojas frio en este final de otoño.