viernes, noviembre 30, 2007

Tras el cálido Noviembre






















Ya termina Noviembre.

Ayer vi dibujarse en el cielo las largas cuñas de las aves migratorias. Abandonan por fin mi tierra del sur para trasladarse a África. Se marchan huyendo de este Diciembre entrante, que trae algo de frío, anuncios de colonia -que ya es navidad- y la confusión del final del año. Ese mes que hay que terminar todo lo que quedó pendiente, para que entre un Enero nuevecito, sin manchas ni rayones.

Y así estoy yo, moviéndome con el resto del mundo. No me voy a comprar colonia, que no gasto casi y se me acumulan los frascos. Tengo bastantes turnos de trabajo para este último mes para compensar las libertades que me tomé anteriormente, y el curso académico empieza a tomar forma. Por otro lado el trabajo va bien, sin estridencias, y solo parece cosa de no aflojar el ritmo y disfrutar de la bonanza.

Y como siempre que hago recopilación, cosas que se han vuelto a quedar colgando y que hay que retomar, como el gimnasio. Apuntes que ya hay urgencia por conseguir. Viajes - me han invitado al centro de Francia estas navidades- proyectos que surgen y hay que encontrarles sitio. Ganas de volver a disfrutar de la naturaleza, que he perdido el ritmo del principio de otoño...

Aunque no hace mucho frío, ya ha llegado el invierno, digan lo que digan los calendarios. Durante tres meses estaremos en un mundo oscuro y frío, en el que apetecen sofás, mantas y chocolate caliente. Y por eso mismo puede ser una estación más cálida que otras. No importa que diga el hombre del tiempo, ni los anuncios, ni siquiera las costumbres...

Así que te deseo un invierno agradable. Que aproveches este tiempo para descansar si es posible, para conservar las fuerzas y acercarte a la gente que te importa. Y que disfrutes de todo lo que te ofrezca la vida, como siempre.

Un abrazo.



7 comentarios:

Calle Quimera dijo...

"apetecen sofás, mantas y chocolate caliente". Ya lo creo.. Y la alfombra, no te olvides de la alfombra.. ;-) Yo, al menos, siento debilidad por ellas.

Me ha gustado esa visión tuya sobre el invierno: puede ser una estación más cálida que otras. Es cierto... Las bajas temperaturas invitan a quedarse en casa, con la familia, los amigos..o con uno mismo, que siempre es buena compañía.

Besotes, Ashbless. Tienes una buena vida.. :-) Y aprovecha ese viaje a Francia, chiquillo..

Luis Eduardo dijo...

Hola Ashbless!!!, tu entras al invierno y yo al verano, pero en todas partes es lo mismo respecto al mes de Diciembre, todos como cardumenes asustados giran cada ves que ven un letrero de oferta o aglomeración, espero que estes bien, disfruta y muy buen espacio el de tu hermano, nos vemos... Luis

Ashbless dijo...

Muchas gracias Calle Quimera.

Lo de la buena vida hoy, que estoy cansado y con la paciencia cerca del límite, te lo discutiría...

Pero no seria cierto. Tengo, como casi todo el mundo, la vida que me permito. Y los últimos años me estoy dando margen. Pero siempre se puede mejorar. Y dormir más...

Siempre me han gustado los contrastes porque son ciertos, y sorprendentes. Las paradojas no son tales, sino conexiones que no vemos, y que podamos encontrar la mayor calidez en los meses más frios del año es porque somos animales de sangre caliente, y ante un mundo cruel buscamos el calor y cobijo que hace tanto perdimos...

Besos

Ashbless dijo...

Gracias Luis...

Otro contraste que había olvidado completamente. Para que aquí haga frío, en otra parte deben pasar calor.

Me encanta tambien la imagen del cardumen de peces. Contiene todos los elementos de las multitudes en las compras navideñas.

Me alegra que te gustara el espacio de mi hermano. Está actualizándolo poco a poco, haciéndose a la rutina, pero es una persona de cultura y sensibilidad increíblemente ricas. Si te gusta algún contenido y quieres dejarle un comentario seguro que le animarás un montón.

Un abrazo y que el calor sea lo más soportable posible.

violetta dijo...

Apreciado Ashbless.

Sin duda en tu blog he encontrado una adicción nueva, jejejej, y creeme, ya no creía tener espacio en mi carnet de baile espacio para una mas...

Por circunstancias ajenas a mi no pude leer tu respuesta al anterior posteo, y solo quiero puntualizar en algo, no son inmerecidos los piropos, es una mera acotación al margen de la hoja, la explicación que la haces a calle quimera (a quien le envío también y aprovechando la oportunidad un abrazo cálido y una "alfombra virtual" tejida con millones de hilos de lino egipcio, de lana de llamas del Perú, de ixtle de Yucatán de mi amado México, y de cabellos de ángel) es mas que clara, mas que concreta y sobre todo MAS QUE CONFIRMANTE de tu misión en la tierra al menos durante esta manifestación adquirida.

En el tema soy un verdadero ignorante, y quizás sea esta la causa del porque me ha inundado de la manera en que lo ha hecho; mañana 2 de Diciembre se me ha revelado que viva un verdadero milagro de AMOR, y como tal, (como deben ser los milagros) lo comparto contigo.

Si me permites, te tendré al tanto.

Un abrazo

Ashbless dijo...

Si es una adicción, violette, que la disfrutes. Aunque este espacio no merece tanta atención.

Muchas gracias por tus palabras. La existencia como todas las buenas historias contiene multiples giros y alguna irónica moraleja al final. Espero disfrutarla y aprender todo lo que sea posible.

De misiones, no te sabria decir. Hay deseos, tareas que son gratas y hasta naturales, y tambien hay gente y cosas por las que merece la pena esforzarse. Pero todo es tan variable y cíclico, que no creo que podamos apostar toda nuestra existencia a otra cuestión que no sea la propia vida.

Te deseo que ese milagro de AMOR se cumpla, y que veas también que el amor está siempre en todas partes y en todas las cosas. Es el amor lo que atrae los planetas y las cosas que sobre ellos moran. Es el amor lo que hace que salga el sol cada mañana, y que nuestro cuerpo nos otorgue otro día más.

un abrazo

Sluagh dijo...

Sí, tienes razón en que el invienro es en cierto sentido una estación cálida. De mantas y compañía, de hogares y reencuentros. Es un poco triste que sea necesaria una fecha del año para recordarnos estas cosas, pero todo tiene que tener un momento, así que ¿por qué no ahora, en invierno? Tiene cierta lógica que cuando hay frío en el exterior, busquemos la calidez en el interior, la calide del interior de nuestras casas y sobre todo la que habita en el interior de los demás.